Bienvenido(a), Visitante. Favor de ingresar o registrarse.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
  Web    Foro     Facebook     Twitter     Google+    Ingresar    Registrarse  
*
02 de Agosto de 2014, 08:32:11
+  Resident Evil Center
|-+  Creatividad
| |-+  Rincón Escrito (Moderador: Sizeron)
| | |-+  Resident Evil: Forgotten Steps
Búsqueda Avanzada
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Resident Evil: Forgotten Steps  (Leído 1056 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« en: 19 de Octubre de 2011, 12:03:00 »

"Poco importante" antes de leer:
Quiero decir que este Fan-Fic, está basado en lo que podría ser una especie de precuela de lo que podría ser la próxima parte de "The Vitale Trilogy"... ahora, esta historia es MUY pero MUY infiel a esa Trilogía, así que no se necesita conocimiento alguno de ella para comprender esta. Por otro lado: ¿a que me refiero con precuela? Me refiero a que si se llega a dar una cuarta parte que transformaría a la Trilogía Vitale en una Saga, los hechos podrían continuar en esa historia, gracias a una conexión que ejercerá un personaje aquí. De lo contrario, elaboraré una secuela que esté apartada de la ya antes mencionada "Vitale Trilogy". Todo "depende". También debo decir que esta historia hará grandes menciones a asuntos sin resolver en la historia de Resident Evil, y también explotaré(lo más que mi imaginación me deje) esos asuntos, he allí el nombre: "Forgotten Steps/Pasos olvidados".


________________________________________________________

Resident Evil
FORGOTTEN STEPS
________________________________________________________

PRÓLOGO:

22 de Noviembre del 2008… Sur de África…

Un hombre caminaba tranquilamente por un almacén, observando detalladamente el gran compartimiento que pertenecía a un barco, cargando unas hojas de papel en sus manos. Este hombre bastante maduro, de cabello negro pintando canas y un traje también oscuro observa un gran cilindro, con el nombre “UROBOROS” inscrito en él. Con la punta de su pulgar empuja sus gafas transparentes y pacíficamente se acerca y roza el metal con sus dedos, dejando su huella. Súbitamente agita los papeles en sus manos para enderezarlos. Lee lo que le interesaba: “Informe del proyecto: Uroboros”.

Lleno de malicia, levanta una de las esquinas de sus labios y se aproxima a salir del almacén. Pasa una puerta metálica y llega a un pasillo donde solo hay cuerpos de nativos africanos sumidos en su propia sangre. Poco afectado continúa hasta otra puerta, apartando las balas con la fuerza que ejercían sus pies al caminar. Una vez cruza el dintel, se encuentra con un muy pequeño grupo de hombres que vestían discretamente de negro. El pelinegro sigue avanzando por un pasillo, da vuelta en una esquina y solo hay más sangre que no consigue atrapar su atención.

Finalmente, sale a cubierta, donde hay más hombres similares esperándolo, salvo por una mujer joven y rubia. Sin detenerse pasa por su lado y le entrega los pápeles en sus manos, simultáneamente, ella lo sigue.


- ¿Esto fue lo que encontró?

Pregunta ella, moviendo e indagando entre las hojas engrapadas.

- A esto fue a lo que vinimos… planeo perfeccionar el trabajo de Albert.

- ¿Perfeccionar? ¿Qué hay de aquel proyecto… el que quería Spencer?

- Está oculto… Aún tengo trabajos prometedores… Excella Gionne dejó un puesto vacío que llenaré yo.

- Después de esto, Tricell penderá de un hilo.

- Siempre hay una forma de cubrirlo todo. No importa qué… recuérdelo siempre señorita Birkin...

Las dos figuras suben por una escalera siendo recibidos por más hombres extraños y se pierden al cruzar una esquina.

Alguien ha salido de entre de las sombras, y otra persona ha vuelto del pasado. Ambos con grandes planes y objetivos… ¿pero cuáles son exactamente sus intenciones? Ni Dios lo sabe…
________________________________________________________

« Última modificación: 19 de Octubre de 2011, 12:10:33 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Netro Max
Yawn

*


Desconectado Desconectado

País: Argentina Argentina

Sexo: Masculino

Registro: 25|07|2009

Mensajes: 1099

Última visita: Hoy a las 06:29:29


« Respuesta #1 en: 19 de Octubre de 2011, 06:58:38 »

como havia mencionado antes una pena que dejes pandora busines me havia gustado pero por favor no habandones a steve fox
en fin el prologo esta bien por lo general supongo que lo que estas haciendo es despues de re 5
pero bueno un prologo bueno la sra birking es sherry Mmmm raro ea ella no la dejaste XD haver como sigue suerte

salu2
En línea

KIRA-USS
Jill Valentine

*


Desconectado Desconectado

País: España España

Sexo: Masculino

Registro: 03|10|2011

Mensajes: 1278

Última visita: 27 de Junio de 2014, 05:44:49


« Respuesta #2 en: 19 de Octubre de 2011, 12:07:55 »

Hum... Me he decidido a leer esto ya que dices que no se necesita conocimiento previo de la trilogía Vitale.
Me ha parecido un prólogo interesante. Se me ha hecho corto y me he quedado con ganas de más, lo que cual es muy bueno XD.
Tengo ganas de saber qué ha sido de la vida de la joven Sherry Birkin y ver cómo desarrollas su historia. ¡Suerte!
« Última modificación: 19 de Octubre de 2011, 12:09:40 por KIRA-USS » En línea



¡¡¡CAPÍTULO 25-REVELACIONES PUBLICADO!!!


CURIOSIDADES DS:
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #3 en: 19 de Octubre de 2011, 06:50:06 »

¡Gracias por los comentarios!
Hmmh, no quisiera volver a Fox una barajita repetida, pero quizás haga algo para complacer al respecto... Veamos como se dan las cosas... Oh, y otra cosa, el tiempo entre cada capítulo no es muy estable, así que quizás tarde más en subir uno y tarde poco en subir otro, es que estoy llenándome de muchos datos de RE.

________________________________________________________
CAPITULO I

Tricell, el gran conglomerado de transporte de material y elaboración de fármacos, ha conseguido zafarse de un gran lío, culpando completamente a la ex presidenta de Tricell Sudáfrica, Excella Gionne, por la tragedia y los experimentos ilegales que ocurrieron en dicho continente. El conglomerado admite haber autorizado y financiado la reestructuración de unas instalaciones derruidas de Umbrella, pero no la reapertura de los proyectos que residían entre las ruinas, gracias a percances que tuvo la Corporación Multinacional.

A pesar de todo, Terra Save, protesta y se encuentra actualmente en un debate para arrebatarle a Tricell mayor información sobre los experimentos ilegales y perturbadores que llevaba a cabo en un pasado la ya caída Umbrella, debido a que nuevamente, esos peligrosos trabajos, se estaban llevando a cabo.

España… Campo de Entrenamiento, Tricell…

Con calma, lleno de seguridad, un hombre calvo charlaba con otro a través de un video-llamada. El calvo giraba constantemente sobre su silla de escritorio, mientras que el tipo reflejado en la pantalla lucía paciente y sumiso, moviendo constantemente unos papeles sobre su propia mesa.


- Entonces… pondremos a Frederic Downing al frente.

- Exacto.

- Ese tipo tiene los ojos de la Ley muy encima desde lo que pasó en Hardvarville con Wilpharma… básicamente está embarrado en pegamento, se le hará difícil tomar decisiones.

- Vlad, lo único que necesito es un control remoto…

- Bien… estoy de acuerdo. Y… ¿Cómo haremos para poner a Downing a la presidencia de Sudáfrica?

- Como haré… Tú… tienes otras cosas que hacer.

El hombre al otro lado presiona un botón e inmediatamente, una información se abre en la pantalla. Un extenso perfil de un tipo, aparentemente “joven”, y una asignación.

- ¿Quieres que lo capture?

- Lees bien…

La conexión se corta después de esas palabras. El calvo da click a la opción “Imprimir” y posteriormente, la información se vuelve “física”. Casi todo relata sobre mercenarismo y terrorismo. Vlad sonríe ante semejante perfil, aún observando. Al parecer es un muchacho que solamente se ha dedicado a la “acción”, en cuanto a bala y sangre se refiere. Militar desde pequeño y agente retirado de las filas de Umbrella… Pero aún más interesante fue el motivo de esa rara asignación… El calvo asiente repetidas veces con una mueca en su cara de asombro y conformidad.

- Genial… y yo creía que el proyecto W. era absurdo y loco…

Vlad se inclina para tomar un peculiar pasamontañas y finalmente se levanta de la silla, estirándose gracias a la sensación que le había dejado ese breve momento de sedentarismo. Finalmente cubre su calva con el accesorio tomado y sale de la habitación, ya con una excelente estrategia en su cabeza...

España… 3 días después…

Después de un excesivamente trabajo difícil, un mercenario caminaba por un pasillo blanco, escoltado por soldados desconocidos. Su ropa táctica estaba hecha jirones, en algunas partes de su cuerpo su piel era visible, mayormente en sus brazos. El mercenario retira su máscara de cuero, también maltratada.


- Es una lástima…

Tira el cuero hacia un lado sin disimulo, creando que uno de sus escoltas tropezara. El tipo lo mira enojado pero prefiere no actuar. Un par de minutos bastó para que llegaran a su destino, una amplia habitación con una mesa metálica en el centro, y varios soldados en las esquinas. Exactamente un hombre de traje al otro lado de la mesa atrajo el interés del mercenario.

- ¿Trajo lo que le pedí?

- No, lo que pasa es que vine a ver si lo quería envuelto en papel de regalo rojo, o blanco…

Sarcásticamente respondió. El hombre negó con la cabeza rodando los ojos y el otro sujeto extrajo un pequeño chip de un pequeño estuche.

- Aquí está todo.

- Excelente…

El trajeado se inclinó para tomar el chip pero el mercenario lo apartó, dejándole una horrible sensación de ansiedad.

- MI dinero…

- Ah, claro.

Con un chasquido de los de los dedos de aquel hombre, un soldado se acercó y debajo de la mesa, sacó un maletín. Posteriormente lo deslizó hacia el chico para que lo chequeara. Con recelo, este miró al soldado, y el uniformado volvió a su posición.

- Ok…

Finalmente entregó el chip al tipo de traje y se preparó para abrir su maletín. Una vez acción ejecutada, vio solamente una especie de placa que decía: “Tonto”. Acto continuo se libera un gas amarillo que nubla la vista del mercenario.

- ¡¿Qué coño…?!

Los soldados disparan simultáneamente, un gancho que se le encaja en el cuerpo, propinándole severas descargas eléctricas que lo obligan a gritar de dolor. Aún así, el mercenario pate la mesa, golpeando gravemente al trajeado en la cintura. Una vez cae al suelo un sonoro “crack” inunda la sala. Hábilmente, el chico da una voltereta hacia atrás sacando de balance a sus agresores, que no pueden seguir electrocutándolo.

Con un brusco movimiento consigue desenterrarse los ganchos pero aún no está a salvo, gracias a que su visión es completamente nula. Apoyándose en sus oídos, ubica a un soldado que se acerca, no consigue esquivar la embestida, pero aún así, se aferra al soldado y comienza a golpearlo en los riñones. Sus otros sentidos vuelven a advertirle de otra posible agresión y en el momento exacto, consigue girar con su pierna extendida para derribar a otro soldado.

Gracias a los resultados, los hombres restantes piensan detenidamente su próximo movimiento.


- Bola de inservibles…

Un hombre calvo aparece de la nada con un arma automática y sin piedad dispara hacia el mercenario hasta derribarlo. Con un caminar seguro se acerca el chico tirado, quién se frota los ojos con fuerza. Sin demora el calvo saca otra arma de entre sus ropajes y dispara, esta vez un dardo.

- Dulces sueños imbécil…
________________________________________________________
« Última modificación: 19 de Octubre de 2011, 07:08:19 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Redfield86
Majini (Moto)

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 13|10|2010

Mensajes: 199

Última visita: 09 de Febrero de 2014, 01:28:43


« Respuesta #4 en: 20 de Octubre de 2011, 03:19:53 »

Creo que entre todos eres el más ansioso de hacer un nuevo capítulo de Vitale XDDDDD

Ya hablando en serio, me alegra ver un nuevo proyecto de tu parte Puma (aunque debo confesar que no termino de leer Pandora, ya luego me pondré en ello) y has hecho un gran progreso. Por supuesto nadie va a esperar que sigas exprimiendo a Fox (es uno de los riesgos que no quiero tomar con hacer la cuarta entrega de Vitale) pero sin duda haces una historia que engancha como debe ser
En línea



Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #5 en: 22 de Octubre de 2011, 10:07:49 »

Commentary!:
Bueno Red, PUES SI, tengo una horrible ansiedad para participar en la proxima parte de la Trilogía, yo tengo una vasta cantidad de ideas en mi frenética cabeza. Y pues, la idea es que lo próxima secuela sea más grandiosa que la otra, aunque necesariamente no tengan que haber cosas "grandes" para que sea excesivamente gustosa. Quizás algún día podamos organizar un debate-online entre todos los que participarán, para plantear ideas, ya sabes. Quiero que la historia de Vitale sea legendaria, al menos en el foro.


________________________________________________________
CAPITULO II

Prisión Venice… Estados Unidos…

La Prisión de Venice, creada a partir del año 2003. No es uno de los mejores complejos para presidiarios, pero no era muy necesario, ya que solo enviaban convictos de baja peligrosidad. Estafadores, corruptos de todo tipo de profesión y en los últimos años, hombres que se dedicaban a la piratería del internet, mejormente conocidos como “hackers”…

Justo a las 3:00 pm de la tarde, el carcelero pasó por las celdas, golpeando las barras de acero con su bastón.


- ¡Hola mojones!

La palabra no era por mal trato o algo similar, era una costumbre que tenía el guardia con ellos. Para devolverle esa confianzuda muestra de amistad, los presos solo mostraban sus dedos groseros.

El uniformado continúo hasta que se detuvo en las celdas de los prisioneros C-00249 y C-00151.


- ¡Downing!

Un hombre de cabello grisáceo y de aspecto británico miró sobre su hombro. Frederic Downing, quién tenía en el pecho el código C-00249.

- Dime Duncan…

- Eres un suertudo hijo de puta... ¡Recoge tus cosas!

- Vaya… ¡Felicidades Frederic!

Tommy Sandros, era el compañero de celda de Frederic. Había caído por múltiples estafas con ventas de autos obtenidos ilegalmente de estacionamientos de coches confiscados, sentenciado a 10 años de prisión.
Downing solamente le sonrió y tomó las pocas pertenencias que tenía sobre una mesa, las enrolló en una toalla enormemente degradada y salió.


- ¡Oye Frederic! Cuando salga quizás podamos robarnos unos coches y se los vendemos a Duncan.

- Siempre y cuando me los vendan a mitad de precio, estoy dispuesto a aceptar.

- No cuentes con ello.

Un breve momento de carcajadas se da, y finalmente prosiguen a salir del pabellón. Una vez en cierta sección, otros dos guardias son los que escoltan a Frederic hasta una oficina. Ahí, debe firmar unos papeles para dejar de ser oficialmente un reo de la Prisión Venice. Luego de eso sigue hasta otra puerta donde llega a un pasillo bastante estrecho, con una cabina a un lado. Posteriormente, recibe sus pertenencias incautadas.

Ya todos los trámites estaban hechos, y Downing sale de la prisión. Solo una carretera y kilómetros de tierra seca le esperaban, no se había imaginado el miedo que le podía dar la libertad… Miró hacia todos los lados y no encontró más que el complejo de presidiarios. Sin más, se sentó en el borde de la carretera a esperar que pasara un bus o lo que fuera.


Quince minutos aproximadamente pasaron, la paciencia se agotaba… Fue ahí cuando un el ruido de un motor se escuchó a lo lejos. Frederic quería un autobús, pero no era lo que se acercaba. Tres camionetas se detuvieron frente a él, y de una de ellas, bajo un hombre bien vestido, con gafas negras y con un pinganillo que salía de su oído y se ocultaba por detrás de su cuello. Este raro hombre le hizo señas para que se acercara.

- ¿Qué?

Obviamente, Frederic temió por su salud, ese aspecto peligroso que tenía ese tipo no se lo quitaba nadie, pero por un momento razonó. No tenía nada que perder, y además, no se molestarían tanto si quisieran asesinarlo… Así que, se levantó, se sacudió y temerosamente se encaminó hacia el hombre. Este simplemente le abrió la puerta de la camioneta más grande. Decidido, Frederic se adentró y se sentó. En paralelo a él, había una atractiva mujer rubia sentada, bastante joven, acompañada por dos hombres de negro, bien armados.

- ¿Son de WilPharma?

- Tenemos un trato para usted señor Downing.

- ¿Qué clase de trato?

- Supongo que se habrá enterado de lo sucedido en África…

- Si, si. Todo ese problema con Tricell.

- Bien. El hecho es que la presidencia de Tricell Sudáfrica está vacía, y aún no hay candidato o miembro que haya aceptado ese cargo…

- Tú quieres que yo lo ocupe.

- No he dicho que pudiéramos tutearnos.

- Lo siento, la prisión puede hacerte cambiar… Pero yo… ¿Cómo voy a llegar a la presidencia de Sudáfrica? Apenas acabo de salir en libertad y tengo antecedentes muy malos.

- No es algo que necesariamente deba importarle.

- Esta bien… Pero me importa el por qué me eligieron a mí.

- Señor Downing. Usted, acaba de salir de prisión, no tiene ni un centavo, y mucho menos familia que esté dispuesta a tenderle una mano. Yo soy miembro del equipo de investigaciones de Tricell Alemania. Tomaría el cargo pero tengo mayor capacidad para otras cosas… Tiene experiencia previa, así que es perfecto.

- Obviamente yo seré su perrito entrenado.

- Ok, señor Downing. Me alegra que lo haya comprendido… Ahora, si acepta, su vida será un poco más feliz que ahora… pero si no.

Uno de los escoltas hizo sonar su arma, montando una bala en la recámara y mirando amenazadoramente a Frederic para hacer la escena más dramática. El británico tragó saliva y se lo pensó al menos un segundo.

- ¿Dónde firmo…?

________________________________________________________

Alemania… Complejos Experimentales de Tricell…

Una sala, llena de hombres y mujeres impecables, arropados con una larga bata de laboratorio, concentrados, algunos en unas enormes y complejas computadoras, y otros en un gran cilindro de vidrio que estaba plantado en medio. Dos grandes cubos metálicos, llenos de tubos y extraños compresores suspendían este cilindro que apresaba a un hombre, inhibido completamente de sus funciones corporales, pero no del todo de las cerebrales.

Como si de un viento imponente se tratase, un hombre, de cabello negro y anteojos entró. Pocos segundos pasaron para que fuera el centro de atracción en la blanca sala. Un porte imponente y un caminar seguro definían e este poco sociable tipo.


- Informe…

- El espécimen está en perfecto estado, sus sistemas inmunológicos son… increíbles… Envejece más lento de lo normal. Este tipo tiene aproximadamente 32 años, pero parece de poco más de veinte. Es completamente saludable y tiene facultades que un humano normal no.

- ¿Alguna secuela viral?

- No. S-Según los informes del proyecto, se aplicó un peligroso agente vírico, especialmente creado para la ocasión, pero él no tiene nada irregular, simplemente su cuerpo es “perfecto”.

- Hmm… la perfección no existe, pero obviamente, él es más evolucionado que nosotros…

- B-Biológicamente hablando, sí…
________________________________________________________
« Última modificación: 22 de Octubre de 2011, 10:15:56 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
KIRA-USS
Jill Valentine

*


Desconectado Desconectado

País: España España

Sexo: Masculino

Registro: 03|10|2011

Mensajes: 1278

Última visita: 27 de Junio de 2014, 05:44:49


« Respuesta #6 en: 24 de Octubre de 2011, 03:10:04 »

Vaya me está gustando a donde lleva este relato. No esperaba ver a Frederic Downing por aquí jajajaja. Me ha encantado la conversación que tiene en la furgoneta y como estás relacionando Wilpharma, Terra Save y el resto de elementos de Degeneration con RE5.
El argumento me atrae mucho y me quedo con ganas de más, así que no tardes en publicar el siguiente  happy1
En línea



¡¡¡CAPÍTULO 25-REVELACIONES PUBLICADO!!!


CURIOSIDADES DS:
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #7 en: 26 de Octubre de 2011, 08:18:51 »

Espero complazca el paladar xD.

________________________________________________________
CAPITULO III

Ubicación desconocida…

En una habitación, oscura, lo más parecida a una de hospital, un hombre, relativamente joven reposaba sobre una cama de terapia, conectado a maquinas mediante agujas, chequeando constantemente su ritmo cardíaco.

Como una explosión, el castaño abrió los ojos y se inclinó. Su presión arterial subió enormemente, causándole una sensación horrible, obligando a que se mantuviera quieto. Lentamente, volvió a la normalidad. Acumuló fuerzas y se puso de pie. Lleno de dudas dio un par de pasos y se cruzó con un espejo, ni remotamente reconocía a la persona que estaba siendo reflejada. Pensó, pero nada, su cabeza estaba vacía…

Un delicado haz de luz iluminó su cara, proveniente de la pequeña apertura de la cortina. Caminó hacia la ventana y removió la tela densa que la cubría, pero solo había un gran foco tras un vidrio ahumado. Todo era tan extraño…

Curioso e intrigado miró en derredor, había un raro armario de color pastel, pegado a la pared. El castaño nuevamente se desplazó por sala y abrió la pequeña y ligera puerta, encontrándose con múltiples compartimientos. Ropa informal bien doblada y un traje de aspecto militar a un lado. Sin razón alguna tomó el traje y lo chequeó, fue cuando se dio cuenta que solo tenía un manto verde que lo cubría. Dándole poca importancia se lo arrancó y comenzó a vestirse con lo recién adquirido.

Una vez ya preparado, volvió a hurgar entre el armario, algo brillante llamó su atención. Eran unas placas de perro. Había una inscripción en ellas, el nombre: “Fox”, acompañado de otros datos. Nada le parecía familiar, era como ver algo ajeno por primera vez… Se encogió de hombros y se las colgó del cuello.

Nuevamente se posó frente al espejo, y notó el respeto que inspiraba su figura. No pudo evitar flexionar un brazo, riéndose de su propia ocurrencia. Algo singular le llamó la atención, un raro emblema con un colmillo y una espada llamó su atención. Miró más de cerca y alcanzó a leer la palabra “WildHounds”. Aunque no fue lo único que vio.

En su pectoral izquierdo estaba la palabra “Fox” acompañada también de “Teniente”. Si bien no se reconocía a sí mismo, reconocía lo que leía. Repentinamente, alguien irrumpió en la habitación. Una mujer joven, morena de ojos cristalinos y azules, si cabello era blanco o negro no era identificable gracias a una boina que tenía. “Fox”, como decidió autodenominarse el castaño, pudo observar una etiqueta de la identificaba como “Hidalgo”.


- Ya despertaste…

- ¿Dónde estoy…?

- ¿Cómo? ¿No recuerdas?

- Ni mi nombre…

________________________________________________________

- ¿Amnesia?

- S-Sí, eso parece… Aunque claro, n-necesito hacerte mayores estudios para saber que tan grave es.

- Pero no ahora, el capitán quiere verlo.

- ¿El de los “WildHounds”?

- Exacto. Hora de moverse.

- Espera, hmm… yo, quisiera saber tu nombre.

Ella lo miró con rareza, pero al final, no le importó mucho ceder.

- Manuela.

El castaño miró su uniforme difícilmente y luego estrechó suavemente su mano.

- Fox. Un gusto en re-conocerte… bueno, ya sabes.

Manuela se sonrió y finalmente ladeó su cabeza para indicarle que avanzara.

Al salir del consultorio médico, dieron con un amplio corredor, tan limpio que el desconcertado Fox podía ver su reflejo en el suelo. Hombres y mujeres iban y venían, algunos con uniformes totalmente distintos al que vestían aquel par y otros con batas de laboratorios.

Entre tanta observación, Fox dio con la figura de Manuela. Algo que si recordaba era que le encantaban las mujeres, como todo hombre habitual, aunque ella le llamaba la atención de una forma particular que no lograba descifrar. Le fue imposible visualizar sus glúteos respingones. Sacudió su cabeza y trató de olvidarse de lo que veía, aunque no era lo que realmente quería…

En menos de lo que pensó, ya estaban en su aparente destino. Manuela empujó suavemente la puerta que les bloqueaba el paso y esta cedió con facilidad. Dentro había cuatro personas, tres vestidas con un traje igual al de ellos, un hombre de corte militar, cabello rubio y ojos verdes, de aspecto maduro y rudo que fumaba un cigarrillo, su etiqueta decía “Iñaqui”, una chica de aspecto ligeramente inocente, de cabello negro, con ojos también oscuros, identificada extrañamente como “Fox” también, y un calvo con cara de matón, de gran contextura, simplemente se llamaba “Vlad”. Y distinto a ellos, había un tipo de traje formal, regordete y bajito, con unas enormes entradas que indicaban que estaba perdiendo su canoso cabello.


- Aleluya, vosotros sois unos expertos cuando se trata de ser impuntuales.

El rubio, obviamente era un español.

- Tuvimos un pequeño problema y fuimos al consultorio.

- ¿Consultorio?

- Si, lo que pasa es…

- Amnesia.

- ¿Qué dices?

- Si, que tengo amnesia, no recuerdo nada.

- Oh, ya veo. Igualmente te puedes parar sobre tus pies así que no importa.

- Espera… ¿El chaval irá aunque esté amnésico? No quiero que me maten por este niñato.

- ¿Niñato? Estas placas dicen 31 años… Y si te quieres comportar como una nena, podrías sacar tu trasero rubio de la sala.

- ¡Vaya! El “chaval” tiene pelotas… espero que eso haya sido todo señoras.

El calvo tomó una gran cantidad de aire antes proseguir.

- Ahora, damas y… gentuza… Están aquí porque surgió un problema, y nosotros somos unos expertos en solucionarlos.

- ¿Y… de qué tipo de problema se trata?

El tipo calvo lo miró severamente.

- ¿Hablas enserio?

- Supongo que debes recordar Raccoon City ¿no es así?

Fox asintió ante la pregunta hecha por el tipo vestido formal.

- También debes recordar que Umbrella, después de todo se problema, aisló la ciudad, o lo que quedó de ella. La Corporación creó un centro de investigaciones de máxima seguridad gracias a que aún, esas ruinas retienen secuelas de lo pasó allí… Umbrella no pudo evitar su caída y ese centro pasó a manos del gobierno… Afortunadamente para nosotros, hace un par de años Tricell hizo un trato para “ayudar” con esas investigaciones y el gobierno nos cedió las instalaciones. Ahí descubrimos gran cantidad de secretos que tenía Umbrella, avances, experimentos, proyectos, especímenes… todo eso debía ser aprovechado y no dudamos en hacerlo. El gran problema era que teníamos demasiados ojos sobre nosotros y estábamos llenos de presión por todos lados, la BSAA, Terra Save, el gobernador del estado… Sobornamos a una gran cantidad de gente pero no aún así no pudimos sacar nada del centro de investigaciones… Dada la situación tuvimos que continuar lo que Umbrella había dejado, dentro de las instalaciones. Hace poco, hubo un “percance” y eso, allá dentro, se volvió una carnicería. Este problema ya llegó a los oídos del gobierno y de un sinfín de organizaciones anti-bioterroristas… Otro problema es que Frederic Downing, uno de nuestros miembros, estaba de “visita” y quedó atrapado… Ahora, necesitamos que los WildHounds rescaten a Downing y extraigan la información de recopilada por los de Tricell Norteamérica que estaban allí, además de borrarla antes de que se haga público.

- ¿Eso es todo? Parece un paseo…

- Hmhp… No sabía que la amnesia te podía volver tan optimista…

________________________________________________________

Ruinas de Raccoon City…

Un helicóptero sobrevolaba lentamente lo que antes había sido Raccoon City. Este volador blindado lucía en un costado un emblema que representaba al nombre “Terra Save” campantemente. Los pasajeros observaban el gran centro construido ahí. Algunos de los edificios se incendiaban y expulsaban un humo negro al aire que era dispersado, a cierta altura, por las hélices del helicóptero.


- Aterricemos.

- No Claire, aún no hay permiso de hacerlo.

- Igual nos lo darán, solo estamos perdiendo el tiempo…

- El lugar no es seguro ¿Qué no ves los edificios humeantes?

- Vamos Jason, he estado en muchos lugares “no-seguros” en mi vida y aún sigo aquí.

- Como te encanta tentar a la suerte…

El piloto finalmente cedió, y aterrizaron sobre el edificio que lucía más estable. Claire Redfield, junto con dos uniformados bajó del helicóptero. Miraron hacia una escalera que descendía hacia dentro del edificio. Claire comenzó a caminar y los hombres armados simplemente la siguieron.

La débil y poca fuente de luz que significaba un foco, parpadeaba, dejando leve visibilidad de lo que había allí dentro. Todo parecía organizado, había varios escritorios con unas computadoras allí, y pilas de papeles acomodados a lado de cada una. El trío siguió adentrándose por el poco cálido edificio, finalmente llegando a un corredor. Las paredes, el suelo, las puertas, carecían completamente de decoración, aunque todo se veía muy impecable. No faltó mucho para que bajaran un piso más… pero lo extraño era que el desorden y el alboroto comenzaba a hacerse presente.

Las paredes estaban arañadas y el suelo servía como cama del polvo. Claire continuó con su exploración, encontrando así un rastro bastante denso de sangre fresca. Los hombres a su espalda no dudaron en desenfundar sus armas temiendo por su seguridad.


- Esto no me da buena espina.

El rastro los siguió hasta una puerta, donde se podía ver una mano, imprenta con sangre en el metal. Claire, con sutilidad giró la manilla y empujó. La oscuridad adentro era abrumadora. La pelirroja tragó saliva y terminó de entrar junto con sus acompañantes, que activaron las pequeñas linternas de sus pistolas, iluminando muy poco el tétrico lugar.

La sala era grande, pero no era lo único que la caracterizaba, muchas mesas, escritorios estaban volcados e incluso rotos empapados de sangre y de una sustancia viscosa que tenía lo que parecían ser pequeños trozos de carne. Un asqueroso hedor estaba impregnado en todo el lugar, aquello obligó a Claire a cubrir su nariz con su mano, igual que los uniformados.


- ¡Huele a muerto aquí!

Dadas esas palabras, un gemido lastimero se escuchó entre unos escombros. Los uniformados apuntaron sus linternas, observando como una mujer se levantaba.

- Una sobreviviente.

Los uniformados se encaminaron hacia aquella mujer que se esforzaba por ponerse de pie. Ambos la tomaron por los brazos para ayudarla, estaba helada y su piel era pálida y grisácea. Fue cuando miraron directamente a su cara, llena de venas muy superficiales, con unos ojos desorbitados y lechosos. La mujer, nuevamente gimió y se abalanzó sobre uno de los uniformados, intentó morder su hombro pero el hombre no se lo permitió empujándola con fuerza para apartársela de encima. Un olor putrefacto provenía de esa mujer que pronto se levantó, emitiendo un quejido de frustración.

- Retrocedan.

Aquel par siguió las órdenes de Claire y rápidamente volvieron a su lado. Gemidos y pasos discontinuos se escucharon alrededor, haciendo que un escalofrío los recorriera simultáneamente. Los uniformados levantaron sus armas, para enfocar con su haz de luz a unas tenebrosas figuras que caminaban lentamente hacia ellos, levantando sus entumecidas y frías manos, ansiando poder devorarlos…
________________________________________________________
« Última modificación: 26 de Octubre de 2011, 08:22:22 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #8 en: 11 de Noviembre de 2011, 12:14:21 »

________________________________________________________
CAPITULO IV

Ya todo estaba listo, los WildHounds estaban en un helicóptero rumbo al centro de investigaciones de lo que antes había sido Raccoon City. Los cinco integrantes estaban vestidos con un arnés personalizado para llevar sus municiones, sus fundas, y su equipamiento que iba sobre un oscuro traje ajustado que les cubría hasta la barbilla, según descripciones del capitán, a quién solo conocían como Vlad, estaba diseñado cuidadosamente para repeler toxinas y sustancias radioactivas que fácilmente los soldados se pudieran encontrar en aquel derruido escenario. Además, poseían una máscara del mismo material que les ayudaría a respirar a través de muchos gases tóxicos gracias a un pequeño sistema incorporado en el accesorio.

Una vez ubicados, el capitán accionó la compuerta trasera para abrirla e inmediatamente los WildHounds comenzaron a saltar uno tras otro con su respectivo paracaídas. El tiempo en el aire les permitió observar algo irregular en el sector. Como se esperaba, el punto de aterrizaje de cada soldado había sido bastante apartado, aquello no era más que una estrategia para cubrir mejor el área.

Disgustado, “Fox”, luchaba por despegarse de su paracaídas, que gracias a sus malas maniobras, le había dejado colgando de una larga viga. Una vez consiguió independizarse de aquel molesto paquete, cayó precipitadamente golpeándose con fuerza en su rodilla. Poco afectado se levantó y sacudió el polvo que le cubría la pierna. No tardó antes de centrarse nuevamente en algo que ya le había llamado la atención… Como si de una barbacoa se tratase, un helicóptero sobre un tejado despedía gruesas cortinas de humo negro al aire mientras también se incineraba.


- Informen de su estado.

- Aquí Iñaqui, fue un aterrizaje de película para mí.

Aquello, era la radio incorporada a la máscara, todos los WildHounds estaban en una misma frecuencia. El castaño se llevó la mano a su cuello para responder a su capitán.

- Aquí Fox, todo está muy “bien”, si es que puedo decir eso de una ciudad en ruinas…

- Capitán, aquí Andrea, estoy perfectamente.

- ¿Andrea?

- Que puedo decir, alguien me robó mi código.

- Lo siento.

- No hay problema…

- Hidalgo, informe.

- ¿Vieron el helicóptero?

- Me alegro que esté bien Hidalgo, yo también estoy bien… ¿El vehículo está identificado?

En ese momento, Fox tocó con sus dedos un sensor del parche en su máscara que cubría uno de sus ojos y este inmediatamente hizo un zoom leve, con otro suave movimiento de sus yemas, el soldado hizo aumentó y claramente pudo ver la identificación del helicóptero.

- Terra Save.

Fox se irritó un poco gracias al adelanto de Iñaqui.

- Demonios… Tendremos que hacer un pequeño giro… Andrea y Fox, quiero que vayan a ver si hay sobrevivientes, y si hay, espero sean suficientemente competentes para acabarlos, no quiero bajas en mi equipo así que atentos. A trabajar WildHounds.

Dada la orden, Fox no se lo pensó dos veces para ponerse a correr hacia el edificio en donde el helicóptero ardía en fuego.

________________________________________________________

Andrea, la chica que también compartía el código “Fox”, había podido llegar rápidamente ya que su aterrizaje había sido a tan solo un par de metros. Ahora estaba justo en la entrada B del edificio que servía como helipuerto improvisado para los entrometidos de Terra Save.

Lentamente, Andrea comenzó a desplazarse, observando cómo su máscara acomodaba su visión a la poca luminosidad que había. Lo que le extrañó fue la poca seguridad con la que contaba la estructura… El capitán había explicado claramente que aquel era un complejo de máxima seguridad, inclusive había hecho comparaciones con prisiones de películas… Entrar y salir se le había hecho como un paseo por el parque…

Fuera de ello, a pesar de que aquellos corredores no se le hacían cálidos, al girar en un esquina se encontró con un corredor repleto de sangre y pequeños trozos de carne que acompañaban un cuerpo, apoyado a una pared, mutilado hasta el abdomen donde se podía ver su estómago y demás órganos desgarrados. Andrea se acercó para ver detalladamente a aquel desafortunado hombre.

En su mano ensangrentada sostenía una pistola con la corredera para atrás, indicando la falta de contenido en su interior. Pronto, la pelinegra hincó sus rodillas en el suelo, atraída por algo que colgaba del pecho de aquel muerto, su identificación.


- Jenkins, Jason… Piloto.

El logotipo de Terra Save estaba justo a un lado de su fotografía, que era la prueba de que en vida había sido atractivo y simpático, ahora, su piel estaba grisácea y descompuesta, generando un hedor horrible que Andrea no percibía gracias al filtro de su máscara.

 Bruscamente, le arrancó la identificación y se inclinó un poco para acomodarse y entablar comunicación con sus compañeros.


- Aquí Andrea, tengo a uno…

Aquel cadáver oloroso abrió sus ojos sin luz ante la joven desprevenida y con un gemido lastimero se abalanzó sobre la trajeada, deseoso de su carne.

Un estruendo resonó en el corredor y el infectado volvió a su posición, esta vez con un profundo agujero en su sien.


- Descuidada.

Andrea se giró, justo para ver el cañón humeante del rifle de Fox.

- Me debes una…

- ¿Cómo sabias que él…?

La chica comenzó a titubear pero finalmente guardó silencio.

- Yo tengo amnesia y tú no recuerdas lo que el capitán dijo… “Estamos en tierra hostil”… Le dispararé a todo lo que se mueva y no tenga nuestro uniforme, regla simple.

- Supongo que tienes razón…

- ¿Andrea?

- Acabo de encontrar a un miembro de Terra Save, bien muerto…

- Muy bien, si encuentran a otro sobreviviente, ya saben qué hacer.

- Otra cosa capitán… está confirmada la presencia del virus Tyrant. No sé hasta qué nivel pero sí, hay infección.

- Entendido, cambio y fuera.

Fox y Andrea se miraron brevemente antes de continuar con su asignación de buscar y exterminar.

________________________________________________________

En una habitación llena de capsulas abiertas, cada una conteniendo un cuerpo sin vida de un niño, una mujer rubia, vestida con un traje táctico ceñido a su lindo cuerpo, bastante joven, se paseaba, manteniendo una llamada desde un intercomunicador.

- Los WildHounds ya están en acción, solo queda un último paso para dar.

- Bien, todo seguirá su curso… ¿Qué hay de Frederic?

La rubia caminó hasta un punto donde podía ver a un sujeto en el suelo, convulsionando agresivamente.

- Está en proceso, todo saldrá bien.

- Muy bien… espero que esto no se te salga de las manos… no me defraudes Sherry…

Inmediatamente, la comunicación se cortó y Sherry guardó el pequeño aparato que tenía en su mano en un pequeño bolso en su cintura… Con tranquilidad se dirigió a la salida y se detuvo bajo el dintel. Una vez más recurrió a su bolso y sacó un pequeño cilindro de vidrio con un extraño gas comprimido en el interior. Giró el objeto pacientemente y encontró inscrito al cristal “A-Uroboros”. La rubia respiró hondo antes de hacer lo que iba hacer. Apretó con fuerza el largo cilindro y lo arrojó al centro de la sala quebrándolo y liberando esa desconocida sustancia que apresaba el frágil objeto… Salió y cerró la puerta a su espalda, llena de remordimiento.

- Raccoon City será nuevamente la causa de mis pesadillas…

________________________________________________________
« Última modificación: 19 de Noviembre de 2011, 01:21:17 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #9 en: 19 de Noviembre de 2011, 10:14:51 »

________________________________________________________
CAPITULO V

Andrea y Fox se desplazaban cautelosamente por el sombrío edificio, era increíble la desconfianza y expectativa que les generaba aquel tétrico lugar. Unos cuantos pasos y los dos soldados se vieron nuevamente
 en un pasillo prácticamente carmesí. Algo dudosos,  acercaron sus rifles aún más a sus caras, atentos a lo que vendría. Ambos WildHounds tenían vía libre para continuar, pero antes, prefirieron acercarse a una puerta posicionada a un lado del corredor.

La primera impresión no había sido buena… había una mano imprenta con sangre y un denso rastro también de sangre que se escurría por debajo del obstáculo metálico. Andrea, quién seria la primera en entrar, tomó una gran cantidad de aire y giró la manilla lentamente.


- ¿Qué ves?

Andrea miró a su compañero de reojo y luego entreabrió la puerta, tan solo para quedar en las mismas. Fox se adelantó y empujó la puerta revelando una bizarra escena en el interior. Un montón de personas imposibles de identificar se encontraban en el medio de la sala, despedazando un cuerpo en el suelo. Los Wildhounds se colocaron a cubierto, rogando por haber pasado desapercibidos ante semejante cantidad de personas... Velozmente echaron una ojeada y los entretenidos seres aún estaban inocentes de su presencia.

Súbitamente, Fox le hizo una seña a su compañera para que le cubriera pero ella se negó, igualmente, el soldado se adentró con rapidez y recogió algo que residía en el suelo, con la misma velocidad salió y cerro delicadamente la puerta a sus espaldas. Andrea se acercó para observar el pequeño objeto, parecía una tarjeta. Fox, con la punta de sus dedos removió una gran mancha de sangre, desvelando lo que realmente era. Otra identificación de Terra Save que pertenecía a una joven mujer pelirroja, según una fotografía.


- Redfield, Claire…

- Nuestros amigos de allá dentro ya la deben de estar digiriendo…

- Capitán, aquí Andrea, otro intruso menos.

- Excelente, procedan a examinar el helicóptero.

- Realmente no creo que consigamos algo interesante allá arriba.

- Yo tampoco lo creo, pero deben verificar la capacidad de pasajeros de ese helicóptero. Así sabremos cuantos quedan… Cambio y fuera.

Fox quién también había podido escuchar la conversación, lucía algo fastidiado.

- ¿Qué?

- Mucho ajetreo por unos pocos intrusos, esto aquí no creo que lo sobreviva cualquiera…

- Supongo, pero igual hay que asegurarse…

Nuevamente, Andrea comenzó a caminar, pero Fox no, se detuvo y volteó para verlo, estaba ensimismado.

- Vamos.

- ¿Tu y yo… ya nos conocíamos?

- Pues… yo… no creo que sea algo importante ahora.

- Quizás no, pero… tengo muchas dudas. No sé ni porqué estoy aquí…. ¿Cómo una persona con amnesia puede ser enviada a una misión hostil….?

- Es porque eres capaz.

Esas palabras llamaron en gran cantidad la atención de Fox.

- ¿Soy capaz? ¿Cómo lo sabes?

- Hmm… Es… es una obviedad… El Jefe de los WildHounds no enviaría a un novato a una misión, así sea para limpiar un pañal.

Fox se sonrió enormemente por la ocurrencia, pero Andrea no lo notó, la máscara lo impedía…

- Aún así, respóndeme la pregunta.

- ¿Para qué?

- Necesito a una persona que me conozca, para que me diga quién soy.

Andrea suspiró y relajó los hombros bruscamente, dejando su arma apuntando al suelo.

- Realmente no importa quién eres o aparentas ser… solamente importa lo que haces… Si no recuerdas quién eres, no le tomes importancia… solamente empieza de nuevo.

- Es algo difícil de hacer…

-Pero no es imposible… Vamos.

La mente de Fox se volvió un Caos, respecto a muchas cosas, de alguna forma eso no afectaba sus acciones pero si su atención, tantas cosas… Sobretodo, aún tenía dudas sobre Andrea, quién finalmente, no le había contestado la respuesta, lo mejor seria dejar que todo siguiera su rumbo…

Un corto trayecto y estaban en un sitio lo más parecido posible a una oficina. Su próximo paso ya era claro, Andrea y Fox subieron por una escalera al final que como esperaban, les llevó a la terraza.


- Diablos…

El helicóptero se incendiaba endemoniadamente, viciando el aire con el denso humo que generaba constantemente. Los soldados se acercaron lo más saludablemente posible y verificaron la capacidad del vehículo. Si no estaban mal, cinco personas podrían abordar ese helicóptero cómodamente, aunque la comodidad no era algo que se tomara en cuenta en estos casos.

- Aquí Fox.

- Informe teniente.

El castaño se había olvidado completamente de su rango.

- Hm… Parece que cinco intrusos fueron los que vinieron.

- Entonces aún quedan tres cucarachas… Muy bien. Los quiero ahora mismo en la torre B.

Esa era la mayor molestia de Fox, todo ese tedioso trayecto, que Andrea parecía no afectarle. El castaño pensó que no bajaría de nuevo ese edificio y acercó al borde.

- ¿Qué haces?

Fox se echó para atrás y luego comenzó a correr al borde donde pegó un gran salto. Andrea corrió apresurada y se llevó una grata sorpresa.[/b]

- ¡Sígueme!

Su compañero la invitaba desde otro edificio, con las manos alzadas, y estirándoselos como alguien se lo haría a un bebé. Sin otra opción, Andrea tomó impulso y posteriormente corrió todo lo que pudo hasta que llegó el momento final y saltó, llegando estrepitosamente al otro lado.

Unos breves segundos pasaron antes de que pudiera estar en balance nuevamente, ya lista, Fox se le acercó y posó su mano sobre su hombro.

- ¿Lista? Esta vez tú vas primero, para que no digas que soy un patán.

- Si, si, muy caballeroso…

Andrea no se entretuvo más y se echó a la carrera, terminando por saltar y caer difícilmente al otro lado. La pelinegra se movió y pudo captar una grave anomalía, parte del suelo estaba agrietado horriblemente.

- ¡Espera!

Palabras tardías porque su compañero ya se encontraba en el aire. Una vez Fox tocó el suelo, este se derribó bajo sus pies. El castaño sintió el beso de la muerte, en tan solo una milésima pensó que todo estaba perdido, pero inesperadamente, se frenó en el aire. Tan solo levantar su mirada y pudo ver a Andrea sujetarle con fuerza. De inmediato buscó donde apoyar sus pies y se impulsó hacia arriba con la ayuda de su compañera. Una vez a salvo, Fox sentía como si su corazón se le fuera a salir del pecho, su frente sudaba detrás de su máscara su cuerpo y temblaba como un hilo al viento.

- Wow… Te debo hasta mi alma…

El castaño removió su máscara para ventilarse un poco, Andrea hizo lo mismo. La respiración irregular de aquellos dos era el único sonido que se podía escuchar, todo lo demás, era una inquietante tranquilidad.

- Vaya…

Rompiendo con la normalidad, Andrea se le arrojó encima y lo rodeó con sus brazos para abrazarlo.
________________________________________________________
En línea




Yeah BITCH!
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #10 en: 03 de Diciembre de 2011, 07:23:05 »

________________________________________________________
CAPITULO VI

El capitán Vlad, Manuela e Iñaqui esperaban afuera del centro de comunicaciones, frente a un gran portón metálico, la llegada de sus últimos dos integrantes.

- ¿Dónde coño pueden estar esos dos?

- Tranquilo Iñaqui…

- Mierda Jefe, me perderé el jodido juego del Real Madrid…

El rubio español hurgó entre sus estuches y extrajo un cigarrillo.

- Dices muchas estupideces…

Iñaqui sacó su pistola y puso la punta del cigarro en el cañón para encenderlo con un disparo, se levantó tranquilamente su máscara y le echó una fumada al pequeño cilindro que se incineraba en sus manos.

- ¿Estupideces…? Les he apostado cien mil dólares y cien mil euros a esos cabrones… Si pierden voy a volar el jodido estadio... Con ellos dentro… ¡Puedes estar segura!

- ¿Por qué no apostaste con solo dólares o euros?

- Por que el canje es un verdadero dolor de huevos, nena…

Vlad ya se estaba hartando de la charla, era increíble lo relajado que podía ser ese europeo… El capitán se llevó la mano a la oreja para contactar con sus subordinados faltantes pero no hizo falta, una vez presionó el auricular, Fox y Andrea aparecieron.

- ¡Parece que Dios se apiadó de nosotros! ¿Vosotros sabíais que la amnesia te causa problemas de retraso?

Fox sacó su cuchillo y se acercó agresivamente contra Iñaqui, Manuela se interpuso en su camino para evitar un conflicto.

- Para.

- Dejad que la nenaza haga lo que quiera, aquí lo espero…

El rubio se dio unas suaves pero sonoras palmadas en el pecho mientras aún fumaba, mostrándose confiado ante el hombre que le amenazaba irracionalmente con un cuchillo. Un “clack” de un arma llamó la atención de todos.

- ¿Van a continuar o no? Aquí tengo una solución rápida… Miren que todos tenemos las mismas armas y a mi no me importaría llevar munición extra.

Vlad apuntaba, desde su cadera, a los otros dos varones del grupo. Sin decir nada, Fox enfundó su cuchillo y finalmente desistió de sus intenciones… Iñaqui miró a su Jefe y se encogió de hombros con las manos alzadas.

El español tiró su cigarrillo y lo aplastó con su pie, solo para proceder a colocarse su máscara. Todo el equipo se reunió y se colocó en paralelo a una puerta menor que formaba parte del gran portón. Con una clara seña del capitán, los WildHounds irrumpieron silenciosamente. Nuevamente, el parche integrado a sus máscaras comenzó a ayudarles con su visión. Rápidamente pudieron identificar el almacén. Montones y montones de vehículos militares, desarmados o simplemente aparcados, llenaban el sombrío lugar. Aunque la estructura contaba con focos, estos fallaban y parecían tardar cada vez más en volver a otorgar luz... Poco convencidos, los soldados no tuvieron más de otra que caminar entre ese laberinto que simulaban los blindados.


- Dos equipos, par y trío.

Los WildHounds se agruparon inmediatamente, Vlad, Andrea e Iñaqui se moverían juntos por una dirección mientras que Manuela y Fox recorrerían otra.

Manuela solo se movía y Fox la seguía como perro faldero, cuidando la retaguardia de ambos con su gran rifle de asalto. Ambos giraron en un par de esquinas pero continuaban sin encontrarle un sentido a la ruta que tomaban. La castaña pensó necesario comunicarse con sus compañeros.


- Aquí Hidalgo ¿Algún progreso?

- Negativo… Salir de aquí será un verdadero problema…

- El techo está muy pegado de los vehículos como para poder saltar por encima…

Los WildHounds cortaron comunicación y continuaron su travesía.

- Odio los lugares cerrados…

- ¿Eres claustrofóbica?

Manuela sintió impresión ante la palabra dicha, al parecer a Fox no se le habían olvidado algunas cosas.

- Un poco, pero el detalle es… que no podemos maniobrar aquí.

Fox también se había dado cuenta de aquello, los vehículos estaban muy pegados entre sí dejando espacio para una sola persona y la única opción posible era moverse hacia atrás o adelante ya que el techo también reducía el espacio. Detallándolo bien, daba la sensación de estar en una caja…

Un débil sonido hizo voltear a los dos soldados. Parecía escucharse como si alguien o algo se estuviera arrastrando.


- ¿Qué demo…?

- Shh…

Unos pocos tentáculos ennegrecidos y babosos comenzaron a reunirse entre los vehículos, rápidamente esos pocos se volvieron muchos y fueron dándole forma a un inhumano ser que ya empezaba a abarcar todo el espacio. Fox y Manuela retrocedieron por su bien, apuntando sus rifles a esa masa de tentáculos que apartaba los vehículos conforme aumentaba su tamaño.

Una vez el crecimiento de esa enorme creatura se completó, de entre sus tentáculos se iluminaron sus ojos amarillentos y abriendo su deforme boca, soltó un chillido escalofriante.


- ¡Corre!

Aquel par se echó a la carrera para alejarse del peligro, aproximándose a otra esquina, Manuela giró pero Fox fue estampado de frente contra la puerta de un Humvee, quebrando la ventana con su frente. Rápidamente el castaño se giró para devolverle el doloroso favor a balazos pero se encontró con una sorpresa. Aquel inmenso monstruo no se había movido ni un centímetro, había conseguido golpear al soldado con su brazo, el cual se retraía de vuelta a su dueño.

Repentinamente, unos brazos rodearon el cuello de Fox, era un infectado, atrayéndolo con fuerza a la pequeña ventana del Humvee.


- ¡Hijo de…!

La grotesca y gigante creatura comenzó a moverse pesadamente hacia su inmóvil y desesperada presa.

- ¡Maldita sea!

- ¡No te muevas!

Manuela soltó un disparo que mermó al infectado que dificultaba la situación y Fox se vio libre. Nuevamente, aquel extraño ser extendió su brazo hacia el castaño, pero esta vez, el WildHound se arrojó al suelo para evitar ser aplastado. Una vez abajo, apresuradamente comenzó a arrastrarse hacia atrás por debajo del Humvee para poder escapar del monstruo que intentaba matarle.

La grotesca criatura había perdido su objetivo, y uno nuevo había aparecido para sustituirle. Manuela, ahora tenía toda la atención… A sus espaldas se encontraba con un final muerto, quedando con la única opción de comenzar a soltar balas hacia lo que sea que se estaba acercando. La castaña seguía disparando mientras retrocedía, simplemente demorando lo inevitable.


- ¡Hidalgo! ¡¿Que carajo está pasando?!

Un frustrante sonido llegó a los oídos de la castaña, era hora de cambiar de cargador… El miedo le atrofió el pulso, y con mucha dificultad, consiguió sacar el cargador de su estuche, pero antes de que pudiera colocarlo en su sitio, el monstruo que se le acercaba estiró su brazo para golpearla y enviarla a volar contra la camioneta a su espalda, casi enviándola al mundo de la inconsciencia.

Tendida en el suelo, resistiendo el dolor, Manuela veía como su final se aproximaba inminente…

________________________________________________________
« Última modificación: 07 de Diciembre de 2011, 10:41:35 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Netro Max
Yawn

*


Desconectado Desconectado

País: Argentina Argentina

Sexo: Masculino

Registro: 25|07|2009

Mensajes: 1099

Última visita: Hoy a las 06:29:29


« Respuesta #11 en: 07 de Diciembre de 2011, 11:59:37 »

ok nuevamente te digo esta buena tu historia llama la atencion y me alegra de que no hayas desechado  a los personajes sherry y manuela XD


SALU2
En línea

Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #12 en: 15 de Enero de 2012, 08:27:13 »

Gracias Netro! No diré mucho, no tengo time!

________________________________________________________
CAPITULO VII

Manuela casi no sentía su cuerpo… sus ojos estaban nublados y sus pensamientos estaban fuera de lugar. Sus oídos tampoco le servían de nada, tenuemente podía escuchar a su capitán gritando por la radio, pero no le entendía nada.

Intentando ponerse de pie, aún fuera de balance, se apoyó en su brazo derecho, pero sintió un dolor tan aterrador que cayó de nuevo a donde estaba. El golpe le había dislocado el hombro. Ahora Manuela estaba a completa merced de ese desconocido ser que no paraba de caminar hacia ella…

La castaña, con ayuda de su brazo bueno, tanteó sus piernas en busca la última arma que le quedaba, una Colt .45 levemente modificada. Ahora de ella solo necesitaba una bala para ponerla en su cabeza, así haría su muerte mucho menos dolorosa.

Con un gran esfuerzo mental, levantó el arma y puso el cañón contra su sien, lista para terminar con todo. Tomó una enorme bocanada de aire y de la nada, su pistola desapareció de sus manos. Segundos después pudo darse cuenta como la tomaban del arnés y la arrastraban hacia atrás, metiéndola dentro de la camioneta que le bloqueaba el paso, lastimando más su hombro, y haciéndole perder la consciencia ante el horrible dolor...
________________________________________________________

Manuela volvía en sí. Como primer paso intentó abrir sus verdosos ojos, pero una gran luz justo en su cara la hizo retractarse.

- Ya despertó…

Un hombre, de aproximadamente treinta años se acercó a la castaña que se mantenía reposando sobre una mesa metálica. Apenas escuchó al hombre que se avecinaba, se levantó de forma violenta y se llevó la mano a su funda, desgraciadamente se encontró sin respaldo.

El hombre, pelinegro, se detuvo frente a ella y metió su mano dentro de su camisa.


- ¿Buscas esta?

Aquel hombre hizo aparecer la Colt de Manuela, obligándola a retroceder acerca de sus intenciones.

- ¿Por qué no empiezas por decirnos quién eres?

Una pelirroja apareció, sosteniendo el rifle de la soldado.

- ¿Y? ¿Por qué debería responderles?

- Eso es un mal comienzo… Es una falta de respeto para las personas que te salvaron de una muerte segura… además de arreglarte ese hombro.

Manuela ni siquiera se había dado cuenta del improvisado amarre que sostenía su brazo. Sintió algo de arrepentimiento, pero no era algo que le importara mucho. Pronto, recordó a aquel monstruo que casi la mandó a mejor vida. Inconscientemente, se enderezó bruscamente, alertando a las dos personas junto a ella.

- ¡Quieta!

Ambos le apuntaban con los dedos en los gatillos, atentos a la expresión corporal de la castaña, ninguno de los dos dudaría en disparar si se presentara la oportunidad.

- ¿Donde está esa cosa?

- ¿Qué?

- Si e-el…

- El monstruo que casi te mata.

- NOS mata querrás decir… la hubiéramos dejado tirada junto con la cosa esa.

- ¿Qué pasó?

La mujer pelirroja le señaló una puerta, brutalmente abollada, pero parecía suficientemente grande y resistente como para mucho más. Después de un diminuto momento de concentración, Manuela volteó hacia el pelinegro. Estaba casi completamente segura que ambos pertenecían a Terra Save, y también estaba casi completamente segura que tenía que eliminarlos… pero no tenía ni la más mínima oportunidad, no con su hombro, y menos sin armas.

- ¿Quiénes son ustedes?

- Me dicen Taz, y ella…

- Claire… ¿Y tu quién eres?

Manuela se pensó, su respuesta… no quería dar su nombre. Pero a fin de cuentas, no importaba mucho.

- Manuela… ¿Cuál es el plan de salida?

- ¿Plan…?

- No hay ninguno, preciosa, no sabemos absolutamente nada de estos laboratorios…

- Terminamos aquí por mera necesidad de supervivencia…
_____________________________________________

Fox estaba parado, justo en un camino muerto, frustrado, maldiciendo una y otra vez su suerte. Manuela se le venía una y otra vez a la cabeza, juró haber escuchado disparos, pero estos cesaron repentinamente.

- En que mierda estoy metido…

El castaño se retiró la máscara, solo para tomar una buena bocanada de aire y sentir esa agradable libertad en su rostro. Esa máscara era muy ajustada como para ser cómoda. Justo cuando decidió volver sobre sus pasos, sus compañeros restantes aparecieron detrás de él.

- ¿Qué ha pasado Fox? ¿Dónde está Hidalgo?

Después de retirar la sobrecarga de aire en sus pulmones, el susodicho se dispuso a responder.

- No lo sé. Un extraño monstruo nos atacó y tuvimos que separarnos… Si ella está viva o muerta, no te lo puedo decir.

-Bueno, seguiremos con nuestro objetivo principal.

- ¿Bueno? ¿Qué hay de Manuela?

- Andrea… Tu muy bien sabes que en este trabajo se vive y se muere… las bajas están a la disposición del día. Si nos entretenemos a buscarla lo más probable es que encontremos a la cosa esa que anda por ahí, y en verdad no quiero poner mis habilidades a prueba…

Las palabras del capitán se ganaban toda la razón… pero aún así, no estaba del todo bien abandonar a un compañero de esa forma. Antes de que alguien dijera algo, Vlad comenzó a moverse, obligando a sus subordinados a moverse con él, en busca de una salida.
[/color]
________________________________________________________
« Última modificación: 13 de Febrero de 2012, 11:50:20 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Puma
Reaper

*


Desconectado Desconectado

País: Venezuela Venezuela

Sexo: Masculino

Registro: 19|01|2010

Mensajes: 659

Última visita: 04 de Julio de 2014, 07:53:29


« Respuesta #13 en: 23 de Febrero de 2012, 09:32:57 »

Después de ausentarme por el carnaval y bla, bla, bla... Al fin, mi proximo capítulo. Enjoy...

________________________________________________________
CAPITULO VIII

Solo poco tiempo bastó para que los cuatro WildHounds estuvieran fuera del Laberinto… Esa extraña sensación de rabia les bañó el cuerpo… Cuando de verdad intentaban salir, no habían podido.[/i]

Un medianamente portón les esperaba derrumbado… El capitán fue el primero en actuar, acercándose para chequear un líquido viscoso que mostraba claramente un rastro.

- Estoy casi seguro que es de ese monstruo que nos atacó.

- Un B.O.W…

Vlad volteó, justo para hablar con el equipo.

- Es claro que a los investigadores de Tricell… algo se les salió de control… Este rastro no es de salida amigos… Es de entrada… lo que sea que atacó a Hidalgo y a Fox debe estar allá dentro.

- Jefe, eso me pone a pensar… Hidalgo pudo haber corrido hacia dentro.

- Imposible… El portón es solido, sin puertas pequeñas… La única forma de que haya entrado es que alguien le haya abierto desde dentro…

- ¡Pues eso es! Aún hay alguien dentro…


- Tanto optimismo me dan ganas de vomitar… ¡Muévanse!

Fox aún tenía intenciones de hablar… pero el capitán no le dejó ni mero chance para que pudiera hacerlo… solo le quedaba seguir.

Un muy amplio corredor les esperaba. Impecable y con ese color blanco exageradamente pulido sobre una superficie metálica, tanto que los WildHounds podían ver nítidamente sus reflejos en las paredes. Nadie parecía entender nada… Porque estaban en un extenso pasillo sin alguna puerta… ¿Cuál era la intención?


Vlad se detuvo en seco y luego caminó hacia una pared… tanteando, hundió un gran recuadro que anteriormente era invisible… Como reacción, una puerta se abrió a un lado. Ahora todo tenía más sentido… Era un excelente diseño de seguridad.

Todo el equipo entró, observando una gigante pantalla holográfica de tono especialmente azul donde unos números, seguidos de videos eran reflejados. Una pequeña ventana se abrió, enseñando un veloz e ilegible conteo de números, junto a unos símbolos geométricos que giraban y cambiaban su forma sutilmente…

Andrea alcanzó a ver algo interesante, la pantalla mostraba un pequeño puntero, como el de un ordenador ordinario… el siguiente objetivo de sus ojos fue una especie de consola debajo de la pantalla. La chica corrió hasta ella, encontrándose con dispositivos dignos de cualquier PC en el mundo… aunque con algunas teclas de más, para funciones únicas.

Presionando una serie de combinaciones de botones, dio con una carpeta encriptada… más movimientos de sus dedos le mostraron una ventana con un conjunto de contraseñas a introducir…


- ¡Andrea!

La susodicha volteó, justo para observar como su jefe le arrojaba un pequeño objeto. Cuando aquello llegó a sus manos, se dio cuenta de lo que tenía en sus manos, era un dispositivo de conexión inalámbrica, pero con un nombre grabado en la superficie.

- ¿”Llave maestra”? ¿Dónde lo consiguió?

Vlad se limitó a encogerse de hombros… la “Llave maestra” era un poderoso virus de computación, capaz de eliminar todo tipo de código o bloqueo númerico digital en todo tipo equipo establecido, para garantizar acceso ilimitado a absolutamente cualquier archivo con tan solo apretar el único botón que tenía el pequeño aparato, cerca del objetivo… La Llave maestra con un valor por encima de los cinco mil millones de dólares, había sido creada por un hacker latino apodado “Taladro”… Un nombre que se había ganado gracias a su habilidad para perforar en cualquier tipo de red electrónica o digital en el momento que le diera la gana. Inclusive había llegado a joder todo el sistema del gobierno de los Estados Unidos por una semana completa, haciéndose con vital información para futuras guerras y conflictos que tenían planeados los norteamericanos para el futuro…

En ese momento, Andrea se sentía una diosa… miraba el botón rojo del aparato con asombro. La mano le temblaba… Finalmente tomó fuerza y apretó el botón y observó como la pantalla holográfica se apaga para luego encenderse, con las contraseñas sus respectivos lugares.

- Creo que tendré un orgasmo… ¡¿Cuánto pagaron por esta cosa?!

- Como cien mil dólares…

- ¡¿Qué?! ¿Por qué tan barato?

- Porque ya no sirve.

Andrea se quitó la máscara para ver mejor la Llave maestra.

- Es el pirata… le explota el no-se-qué cuando lo usas…

Un momento de silencio se hizo… todos expectativos… observando a la pelinegra.

- ¿A quién esperas? ¿A Papa Noel? Has lo que ibas a hacer.

- Si, lo siento.

Andrea presionó un botón para aceptar y lo siguiente que vio fue un gigantesco listado de archivos… Al parecer estaba frente a lo creía estar…

- ¿Esto es…?


- Esto es por lo que estamos aquí… La base de datos…

Los demás WildHounds retiraron sus máscaras después de escuchar aquellas palabras.

- Niños, esto vale más que la misma Tricell… Así que si no quieren que los ahorquen con sus intestinos, será mejor que lo protejan como a su propia vida…
________________________________________________________

En algún lugar de Europa…

Dos hombres dialogaban relajadamente… uno a cada lado de un escritorio, bastante elegante pero de diseño muy sencillo, pintado con un negro brillante… uno de los hombres, sentado hacia el frente, portando una larga bata blanca, observaba constantemente unas hojas en sus manos y el otro se limitaba a observar el monitor de su computadora, girando unas pequeñas bolas en su mano, mientras se balanceaba lentamente en su cómoda y amplia silla reclinable…

- Entonces…

- Las lecturas que ha mostrado el Chip… son excelentes… los anti-cuerpos… Son… Este tipo es nuestro futuro. Vamos a terminar lo que empezó Umbrella… Vamos a cambiar de verdad a la raza humana.

- No te apresures… Lo que haremos, lo haremos, cuando diga… y a mi manera.

- Pero es que… Su genoma… ¡esto será grande!

- Calma Bentley… Recuerda que mientras más grande es… más dura es la caída. Los exámenes deben estar al 100 por ciento para tomar una decisión… Mejores especímenes hemos perdido…

El otro hombre parecía tener una gran pasión o necesidad por empezar a trabajar… Aún tenía intenciones de convencer a su Jefe… Pero pronto se dio cuenta de que jamás le había ganado una discusión y que nunca lo haría… A regañadientes se levantó, un tanto desilusionado.

- Bueno… Alex. Seguiré atento a las pruebas…Y te estaré informando.

- Excelente… Oh… y Bentley… Ten fe… Se dará.

El hombre de la bata asintió y caminó fuera de la oficina. Inmediatamente “Alex”, apretó un botón debajo de su escritorio y toda la oficina comenzó a sellarse, la puerta se trabó, una extraña placa detrás de las persianas selló las ventanas y su escritorio, poco ocupado por objetos decorativos, se transformó en una pantalla táctil. Ahora podía ver absolutamente todo lo que pasaba en sus instalaciones… Y también, a los mismísimos WildHounds…

- Los verdaderos exámenes, están por comenzar.
________________________________________________________
« Última modificación: 23 de Febrero de 2012, 09:33:59 por T_Puma » En línea




Yeah BITCH!
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: