foto1 foto2 foto3 foto4 foto5


>

Se ha fundado un nuevo grupo Anti-Umbrella, clandestino con la intención de parar y acabar los oscuros proyectos de Umbrella. Este grupo está formado por antiguos miembros de los S.T.A.R.S. de la comisaría de policía de Raccoon City, y por antiguos empleados de la corporación.

En el último informe, Barry Burton recibe una información: En el trasatlántico STAR-LIGHT había pruebas de que una nueva arma biológica estaba abordo. El agente Leon Scott Kennedy rastreaba las pistas, pero desde hace veinticuatro horas hemos perdido el contacto con él.

Su misión es encontrar pruebas evidentes de armas biológicas y destruirlas. También encontrar al agente Leon y actuar según la situación.

 

Análisis by Meristation

Tras idas y venidas en el proyecto inicial los de Capcom debieron pensar que ya estaba bien de especulaciones y lucir de una vez un proyecto en firme para el paso de una de sagas más conocidas a la boyante portátil de Nintendo. Si primero se presentaron aquellas imágenes que mostraban un Resident Evil siguiendo rigurosamente la estética y mecánica de los hermanos mayores, es decir, fondos prerenderizados y personajes "poligonales", al cabo de unos meses se desecharon por pensarse infundadamente que aquel proyecto no podría realizarse por limitaciones técnicas (algo de lo que Infogrames y Darkworks se dedicaron a demostrar con su técnicamente impresionante Alone in the Dark IV). En fin, sea lo que fuere el caso es que Capcom encargó a M4 (Tazmania, Jeremy McGrath's Supercross 2000...) la realización de Resident Evil Gaiden desde cero y olvidando por completo todo lo que habíamos visto antes. La noticia se cogió con cierto escepticismo por los fans de la saga pero parece que el resultado final no desmerece en absoluto.

En esta ocasión la historia nos pone en la carne de Barry Burton, un viejo conocido de la primera parte, para intentar localizar y destruir cuanto antes el origen de una nueva y terrible plaga de zombies, el BOW (Bio Organic Weapon) que ha sido robada de los problemáticos laboratorios (deberían cerrarlos de una vez, ¿no?) Umbrella. Según las últimas informaciones de Inteligencia se piensa que los ladrones se han llevado la arma secreta a bordo del transatlántico Starlight en un intento de pasar desapercibidos y que Leon Kennedy anda detrás de ellos, aunque se le ha perdido la pista hace 24 horas... Así que no te queda más remedio que abordar el yate de lujo en mitad del Océano, cumplir con el objetivo de tratar de localizar a Leon y destruir a toda costa el BOW a pesar de la fuerte tormenta y la incesante lluvia que cae sobre el mar.

1  2

Y así una vez más tendremos que enfrentarnos con las terribles hordas de zombies sedientos de sangre, carne humana o cualquier otra cosa que se les ponga por delante. Armado únicamente con una pequeña pistola y nuestro PAD personal con el que podremos recibir información del centro de control, nos internaremos en el oscuro barco a la búsqueda de Leon.

El trabajo realizado por los grafistas de M4 es más que notable. Los diferentes escenarios están perfectamente plasmados en la pequeña pantalla de la portátil de Nintendo y la atmósfera oscura e inquietante heredera de sus versiones "mayores" se mantiene en la medida de lo posible. Quizás el mayor inconveniente en los gráficos sea una perspectiva que a veces resulta engañosa a la vista y llegue a confundir al jugador. Hay determinados elementos en los decorados que parecen estar fuera de sitio en relación con el resto de objetos, como pueden ser muros que no sepamos si nos cortan el paso o en cambio pertenecen a un nivel inferior, o techos rotos que se confunden a veces con las tablas del suelo. Todo esto se ve agravado en parte por la oscura paleta de colores utilizada.

Sin embargo, y dejando de lado los aspectos negativos, el resto del trabajo gráfico es correcto, limpio y regularmente variado si tenemos en cuenta que la mayor parte de la partida se desarrolla en ambientes muy semejantes entre sí (los muelles, el yate de lujo, el submarino...), e incluso los diseñadores se han permitido el lujo de crear efectos de luces y sombras, con huecos desde los que nos asaltarán toda clase de monstruos, o zonas iluminadas donde encontrar objetos valiosos para poder continuar como llaves o tarjetas magnéticas que abran puertas. Las animaciones de los personajes también son dignas de elogio, sobre todo en el caso de nuestro sprite protagonista, con bastantes frames y movimientos suaves. Los zombies así mismo también cuentan con un gran número de detalles y se diferencian perfectamente los unos de los otros, incluso a veces se arrastraran por el suelo una vez abatidos intentando aferrarse a algo de forma desesperada. En cuanto a las escenas de lucha, la calidad gráfica se mantiene a un buen nivel aunque las animaciones bajan bastante reduciéndose prácticamente a unos cuantos cuadros de animación para los enemigos a los que nos enfrentamos. Eso no quita que estén dotados de gran detalle y coloreados de forma precisa.

Por último la historia de Resident Evil Gaiden se nos irá desvelando por medio de escenas estáticas con diálogos sobre impresionados, con gráficos semejantes a las escenas de lucha y de gran variedad, aunque pequen de algo de estatismo y los movimientos de cámara son bastante escasos.
En general el trabajo es muy correcto, con algunos puntos que podrían haberse mejorado, como algo más de luz en determinados escenarios o el mencionado problema de perspectiva, pero el resultado satisfacerá al más pintado y cumplirá con su cometido a la perfección.

Resident Evil se ha ido caracterizando a lo largo de su evolución por incluir bandas sonoras interactivas relacionadas directamente con la acción que se desarrolla en pantalla, y que con cada entrega iba mejorando en calidad y dinamismo. Para Gaiden se ha optado por intentar conseguir esta misma interactividad pero contando únicamente con los pitidos tan típicos del chip sonoro de GBC. Al final es cierto que en los momentos más inquietantes la música adoptará ese tono chirriante y nervioso que nos pone en guardia, y en aquellas otras situaciones en que la calma reina, la banda sonora cambiará a compases más tranquilos aunque sin abandonar del todo su vertiente inquietante. Sin embargo, la pobre capacidad sonora del chip echa en parte al traste lo que podría haber sido uno de los mejores resultados en este aspecto para GameBoy Color, y se queda a medio camino quedándose finalmente en melodías algo repetitivas y chirriantes a veces en exceso.

ai
Copyright © 2001-2017 - Resident Evil Center  - Todos los derechos reservados.